Algo Rapido y Efectivo Para El Mal Aliento Que Funcione

Acaso las personas retroceden cuando hablas con ellas o se tapan la nariz? Las flores se marchitan cuando pasas junto a ellas? Las personas ofrecen llamarte por teléfono en vez de encontrarse frente a frente contigo? Es una pista amigo mío, posiblemente tienes un aliento terrible.

Desafortunadamente existe un mal diseño en el cuerpo humano. No podemos oler nuestro propio aliento, a pesar del hecho de que nuestro nariz está directamente encima de nuestra boca. Seguro hay bastantes remedios para el mal aliento.

Pero hasta que alguien no te diga y tenga las agallas para decirte que tienes mal aliento o que tu boca huele como el fondo de un bote de basura, irás por la vida preguntándote porque la gente no quiere hablar contigo de frente.

Algo Rapido y Efectivo Para El Mal Aliento

Usa hilo dental y cepillo regularmente. Tu boca es un patio de recreo para una vasta cantidad de bacterias diferentes. Algunas no hacen daño mientras que otras realizan funciones inútiles. Si eres un fumador o no te cepillas y no usas hilo dental con regularidad, entonces estás pidiendo problemas. La comida se queda atrapada en los dientes, quedándose en un lugar oscuro y vio en un ambiente donde las bacterias comienzan a crecer, y comienzan a dejar los desechos que provocan el mal aliento.

Es muy importante cepillar y usar hilo dental en tus dientes al menos 2 veces al día. La mayoría del daño a tus dientes se hace durante la noche. La bacteria que descompone las partículas de comida, producen ácidos que eventualmente rompen la dentina y el esmalte en la superficie del diente, llevándote a la caries y mal aliento.

Aquí Tienes Algo Que Sirve Para Combatir El Mal Aliento

¿Recuerdas cuando tus padres te forzaban a cepillarte los dientes antes de dormir? Pues tenían razón, porque una pobre higiene dental también está ligada a otras enfermedades, como enfermedades cardíacas problemas vasculares y de articulaciones. Así que hacia tu boca y de tu cuerpo un favor cepillandose regularmente, especialmente de noche, tu cuerpo y tus amigos te lo agradecerán por ello.

Sin embargo para algunas personas el mal aliento es una batalla diaria. Por ejemplo, los diabéticos seguido exudan un extraño olor químico, el cual puede ser un síntoma de una enfermedad del tracto respiratorio.

Si has hecho de todo para mantener tu boca limpia pero aún tienes halitosis, entonces probablemente es hora de dar un viaje al dentista. De vez en cuando tus dientes requieren un buen trabajo dental para remover las capas de placa que se forman y pueden cosechar bacterias que producen ese apestoso olor. Además el mal olor persistente puede ser una señal de enfermedad de encías.

El hilo dental es una buena herramienta: como usar el hilo dental

Mantenerse hidratado.- cuando tu boca deja de producir saliva, la bacteria puede desencadenarse. La saliva contiene oxígeno que deteriora el crecimiento de la bacteria oral. La solución es mantenerse siempre hidratado, bebiendo bastante fluido de preferencia agua para mantener lejos ha dicho bacteria.

Evita alimentos picantes.- uno de los olores más desagradables, es el aliento a ajo. Las cebollas son otro de esos alimentos prohibidos para el mal aliento que tienen un sabor muy fuerte. No sólo terminas de comer con pedacitos de estas comidas atrapadas entre tus dientes, sino que cuando son digeridas, se abren camino al torrente sanguíneo y pueden ser exudadas por los pulmones, volviendo a tu aliento doblemente apestoso. Si eres propenso al mal aliento, especialmente en las tardes, incluso aún después de cepillarse después de comer, intentó sacar de tu dieta estos pequeños ingredientes olorosos.

Bebe agua después de tu café.- siguiendo con los malos alimentos para el mal aliento como el ajo y las cebollas, también bien en las bebidas. Los licores como el whisky vuelen bastante mal incluso aún antes de ser consumidos. Pero cuando licores de olor fuerte y cervezas entran al torrente sanguíneo, son exhaladas en el aliento y huelen aún peor.

Pero no sólo el alcohol; las sodas y el café son justamente lo mismo. Estas bebidas bajan el balance de pH en tu boca, permitiendo a la bacteria prosperará ahí. Y al tomar un vaso de agua después de tu café, puedes restaurar el pH a la normalidad. Aún mejor, evita las bebidas azucaradas y sólo bebe agua. El café, pues bueno, tal vez sea mucho pedir que lo deje de tomar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *